El mercado inmobiliario está experimentando una fase de adaptación y evolución a raíz de los cambios provocados por la pandemia y su impacto en los patrones de consumo.

Para el año 2024, se anticipa un panorama enérgico en el ámbito de las propiedades, mostrando transformaciones en la percepción de las viviendas y espacios laborales, así como una llamada a la inversión inteligente.

Enfoque en sostenibilidad

El reconocimiento del cambio climático impulsará una inclinación hacia propiedades que promuevan energías renovables, prácticas de conservación y materiales eco-amigables, determinando las elecciones de compra.

Por ende, los promotores inmobiliarios tendrán que diseñar viviendas con certificados verdes y propuestas energéticas vanguardistas para satisfacer esta creciente necesidad y capitalizar las oportunidades del sector.

Evolución digital

Desde plataformas digitales hasta recorridos virtuales, la digitalización transformará el panorama inmobiliario, haciendo que estas herramientas sean esenciales en las transacciones de compra o renta, optimizando la experiencia del usuario.

Los profesionales y entidades del sector que adopten estas innovaciones estarán más capacitados para superar los retos futuros.

Auge de activos tangibles

En un clima económico volátil, el ámbito inmobiliario se presenta como una inversión confiable, ya que los capitalistas buscan bienes físicos que brinden estabilidad y equilibrio, asegurando rendimientos constantes en sus portfolios financieros.

Desafío de viviendas para para empleados

Hay países de la región donde existen empresas con alrededor de 14,000 empleados que invierten cerca de 9 millones de dólares en traslados debido a la falta de vivienda en la región. Esto resalta la necesidad de considerar opciones inmobiliarias para este sector laboral.

Propiedades de lujo

Un sector en ascenso para inversores foráneos es el mercado de viviendas de alta gama, que ha encontrado un impulso en el nearshoring y el sector turístico.

De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OMT), entre enero y julio de este año, algunos paises de la región han recibido más de 700 millones de turistas internacionales, interesados en propiedades que fusionen la comodidad de un resort con la exclusividad de una residencia.