La industria de Florida es protagónica en Estados Unidos. De hecho, es la tercera economía de ese país (con 1,1 billones de dólares de PIB según Census Bureau) y se destaca particularmente por su sector inmobiliario.

Según Miami Realtors, en 2023 los compradores extranjeros invirtieron 12.600 millones de dólares en el mercado de bienes raíces de ese estado, y de este total, el 10 por ciento correspondió a los colombianos y el 7 por ciento a los brasileños y argentinos.

Dentro de la oferta inmobiliaria del país norteamericano, los inversionistas latinoamericanos se inclinan principalmente por la inversión en propiedades multifamiliares y del sector industrial.

Invertir en vivienda multifamiliar 

En el caso del modelo multifamiliar, esta plataforma, creada para simplificar el proceso de inversión en bienes raíces en Estados Unidos, permite a los potenciales compradores participar de un negocio de renta en el que pueden obtener utilidades mensuales en dólares por concepto del alquiler del total de las unidades habitacionales.

Además, pueden adicionar ingresos por concepto de capitalización debido a la revalorización producto de las mejoras de las propiedades en territorios privilegiados como Florida. A esto, también se le suman las ganancias en la etapa de ‘exit’, es decir la capitalización final que ocurre cuando termina el negocio.

Esta dinámica de inversión se genera en un entorno favorable para este segmento inmobiliario. En 2023 registró el mayor volumen de inversión de Real Estate en Estados Unidos según CBRE y experimentó un crecimiento del 22 por ciento de la oferta. En 2024, las proyecciones muestran que continuará al alza. Según la misma firma, este año se adelanta la construcción de 900.000 unidades, de las cuales 440.000 serán entregadas en el transcurso de la presente vigencia.

Segundo modelo de inversión

El segundo modelo en el que los latinoamericanos pueden obtener mayores utilidades monetarias es el industrial, uno de los más activos del sector inmobiliario estadounidense. Según Commercial Edge, el año pasado fue el segundo segmento con mayor volumen de inversión, con transacciones de compra y venta de propiedades superiores a 44.000 millones de dólares.

En ambos modelos se elimina el riesgo asociado a la construcción porque todas las propiedades adquiridas por la firma se encuentran finalizadas. Así mismo, las propiedades se encuentran ubicadas en zonas estratégicas con alto índice de crecimiento económico, demográfico y con sólidos mercados laborales, como es el caso de Florida.

 

Fuente: www.semana.com