En la actualidad, un panorama de profundos cambios se vive en el mercado inmobiliario a nivel internacional. Sectores geográficos como Estados Unidos y Latinoamérica están viviendo cambios importantes al tipo de inversión inmobiliaria preferida, tendencia que se espera se masifique durante los próximos meses.

La inversión inmobiliaria fraccionada está ganando cada vez más adeptos en Estados Unidos, uno de los principales focos de la inversión en bienes raíces a nivel internacional. Esta tendencia también se refleja en diversos países de Latinoamérica, siendo una de las principales elecciones por parte de los inversores gracias a su relevancia como una opción accesible y prometedora.

El sector de la inversión inmobiliaria fraccionada está experimentando un rápido crecimiento. Según un estudio de Grand View Research, se proyecta que el mercado global de tokenización de bienes raíces alcance los 22.4 mil millones de dólares para 2027, con una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 42.2%. Además, se estima que para el año 2030, el 10% del PIB mundial estará tokenizado.

Los principales destinos para la inversión inmobiliaria fraccionada incluyen a Estados Unidos, Reino Unido, España, Singapur, Suiza y Australia. En Latinoamérica, se suelen destinar estas inversiones en México, Brasil, Argentina, Colombia y Chile.

Según WBuild, estas serían las principales tendencias en el mercado inmobiliario durante el 2024:

Sustentabilidad. La preocupación por el cambio climático impulsará la preferencia por propiedades con tecnologías de energía renovable, sistemas de ahorro de energía y materiales sostenibles.

Inteligencia artificial. La IA desempeñará un papel fundamental en la promoción de la sostenibilidad, la gestión de riesgos climáticos y las funciones de monitorización en la cadena de valor inmobiliaria.

Transformación digital. La tecnología continuará transformando la experiencia inmobiliaria, desde la búsqueda de propiedades hasta la firma de contratos, con la proliferación de visitas virtuales y herramientas de análisis de datos.

Inversión fraccionada. En un entorno de restricciones crediticias e inestabilidad económica, la inversión fraccionada se posiciona como una alternativa cada vez más popular, permitiendo la diversificación y el acceso a inversiones previamente inaccesibles.

Activos tangibles. En tiempos de incertidumbre económica, los inversionistas buscarán propiedades que ofrezcan seguridad y estabilidad.

La inversión inmobiliaria fraccionada o tokenizada es una tendencia en ascenso que se espera que continúe creciendo en los próximos años, ofreciendo ventajas significativas a los inversionistas en términos de accesibilidad, diversificación y liquidez.

Fuente: constructor.lacuarta.com/